Vacunas Covid-19: Resolvemos tus dudas

Vitalis Bienestar salud vacunas covid-19 protección vacunación pandemia SARS-CoV-2

Tras casi un año en el que la pandemia global provocada por la Covid-19 ha generado unas irreparables repercusiones en nuestra sociedad, además de afectar a nuestros hábitos y comportamientos diarios en prácticamente todos los ámbitos, se empiezan a percibir las primeras señales de ‘luz al final del túnel’, gracias al inicio de la administración de vacunas entre la población.

Si bien se prevé que este proceso sea más lento de lo deseable, debido a su supeditación a la capacidad de distribución de dosis por parte de las farmacéuticas que han obtenido resultados contrastados y homologados por las autoridades sanitarias, el hecho de comenzar con este proceso de vacunación supone una magnífica noticia para que, en un futuro más o menos próximo, podamos retomar una normalidad real en nuestro día a día.

En este sentido, es totalmente normal que te surjan algunas dudas en relación a las vacunas que se están comenzando a administrar a nivel mundial y acerca de los detalles sobre el procedimiento de vacunación, que desde Vitalis Bienestar estamos decididos a resolverte a continuación.

Todo lo que necesitas saber sobre las vacunas para hacer frente a la Covid-19

En Vitalis Bienestar hemos realizado un análisis de las dudas más frecuentes relacionadas con las vacunas que se están comenzando a administrar para combatir la pandemia global de Covid-19, con el fin de aprovechar este espacio para ofrecerte una respuesta en relación a cada una de ellas:

  • Para comenzar, la mayor preocupación en general reside en la seguridad de estas vacunas, dada su rapidez de desarrollo. En este punto, puedes tener la tranquilidad de que las diferentes vacunas han seguido unos escrupulosos protocolos de investigación y validación, imprescindibles para ser certificadas por las principales autoridades sanitarias a nivel internacional, lo que garantiza tanto su efectividad como, sobre todo, su seguridad.
  • En relación con el aspecto anterior, se está generando una creciente preocupación sobre las posibles reacciones adversas provocadas por su aplicación. No obstante, debes tener presente que este riesgo es aplicable a cualquier medicamento que se administra sin necesidad de receta y que utilizamos habitualmente, ya que la posibilidad de que se produzca una intolerancia es infinitamente reducida y, además, estaría asociada a nuestras características y condicionantes de salud personales, no a la vacuna en sí misma.
  • En cuanto a los efectos que pueden provocar estas vacunas a medio y largo plazo, tales como agravamientos de patologías o un posible efecto rebote, debido al reducido plazo de experimentación, es conveniente aclarar que este es uno de los criterios que se ha priorizado en el desarrollo de estas vacunas efectivas, a partir de la experiencia otorgada en la investigación y desarrollo de otras vacunas desarrolladas por los laboratorios responsables en las últimas décadas.
  • En relación a la duración de la inmunidad generada por la vacuna, se ha contrastado la presencia de anticuerpos protectores pasados cuatro meses desde su aplicación, aunque es necesario más tiempo para disponer de resultados concluyentes en este sentido. Este aspecto, unido a la posible aparición de diferentes mutaciones o cepas, hacen que sea previsible que en el futuro se deba proceder al desarrollo de campañas de vacunación periódicas, como ya ocurre con la gripe común.
  • Para finalizar, consideramos importante aclarar que la administración de las vacunas está dirigida a mejorar la respuesta de nuestro organismo frente a un posible contagio de la enfermedad, no a su erradicación definitiva. Por tanto, no se puede hablar de que la Covid-19 vaya a desaparecer, sino de que contaremos con un mecanismo útil para hacerle frente con éxito y reducir al máximo sus efectos sobre nuestra salud.

Dejar un comentario