Prepara tu salud para la llegada del verano: Protección solar

Parece que fue ayer cuando celebramos por todo lo alto el inicio de la primavera, y ya solo quedan tres semanas para dar la bienvenida al verano.

Aunque esta estación del año siempre está asociada a muy buenas sensaciones y experiencias, sobre todo gracias a las tradiciones vacaciones estivales, las condiciones climáticas propias de estos meses requieren que prestes una especial atención a tu salud.

Por este motivo, desde Vitalis Bienestar hemos decidido repasar contigo, a lo largo de nuestras próximas publicaciones, aquellos aspectos de tu salud sobre los que debes tomar unas precauciones especiales, comenzando hoy por la protección de tu piel frente a la radiación solar.

Intensifica el cuidado de tu salud durante el verano con Vitalis Bienestar

El inicio del verano no solo está asociado a un notable incremento de las temperaturas y, por tanto, a una mayor sequedad ambiental. Asimismo, también se experimentará un aumento considerable de la radiación solar, que puede afectar muy negativamente a tu piel si no tomas las medidas preventivas adecuadas.

Por eso, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que intensifiques el cuidado de tu piel y tomes medidas para reducir este riesgo, poniendo en práctica los siguientes consejos:

  • En la medida de lo posible, evita exponerte al sol durante las horas centrales del día, especialmente entre las doce del mediodía y las cuatro de la tarde. Durante este intervalo horario la radiación solar es mucho más intensa y puede provocar daños de consideración en tu piel.
  • Adquiere lociones de protección solar ajustadas a tu fototipo de piel y que no contengan productos que puedan mancharla o deteriorarla, como el alcohol.
  • En este sentido, desecha por precaución aquellos productos que estén abiertos desde el pasado verano, ya que pueden haber perdido sus propiedades protectoras.
  • Aplica tu protección solar al menos 30 minutos antes de estar en contacto con la radiación solar, y repite esta medida cada 30 minutos si tu exposición al sol va a ser prolongada, con especial atención a tu rostro y otras zonas sensibles.
  • Recuerda la importancia de hidratarte de forma continuada, bebiendo un mínimo de dos o tres litros de agua al día.
  • Para finalizar, aumenta el consumo de aquellos alimentos con un alto contenido en antioxidantes y vitaminas A y D, ya que son esenciales para garantizar una buena salud de tu piel.

Dejar un comentario