Recomendaciones a tener en cuenta para evitar un ‘golpe de calor’

Vitalis Bienestar salud verano prevención golpe de calor insolación

En términos de salud, uno de los aspectos a los que es preciso prestar una especial atención durante los meses de verano reside en la necesidad de facilitar la adaptación óptima de nuestro cuerpo al calor y, sobre todo, a los cambios de temperatura.

El hecho de que nuestro organismo se encuentre expuesto a una temperatura más o menos agradable en nuestra vivienda, u otros espacios cerrados, y que pase a experimentar un ascenso brusco de la temperatura ambiental cuando nos encontramos fuera de casa, puede llegas a provocar lo que se conoce comúnmente como insolación o golpe de calor.

Dado el peligro que esta dolencia repentina puede suponer para tu salud, desde Vitalis Bienestar hoy queremos que conozcas qué puedes hacer para conseguir una mejor adaptación de tu cuerpo a la temperatura exterior y, en consecuencia, reducir el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Cuida tu salud como se merece con Vitalis Bienestar

A lo largo de estos meses veraniegos, en los que tendrás que convivir con unas altas temperaturas durante una gran parte del día, que en muchas ocasiones se mantienen constantes también por la noche, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que lleves a cabo las siguientes medidas preventivas, para favorecer una adaptación saludable de tu cuerpo al calor ambiental:

  • Como primera medida a tener en cuenta para evitar los golpes de calor, reduce al máximo tu exposición al sol durante las horas centrales del día, y sobre todo entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde.
  • Más allá de este primer consejo, recuerda llevar siempre contigo una botella de agua, para poder hidratarte de forma constante. Así, facilitarás que tu cuerpo se adapte de forma natural a la temperatura ambiental, mediante la sudoración.
  • También será importante que utilices prendas ligeras que favorezcan tu transpiración, que garanticen tu comodidad y, al mismo tiempo, faciliten tu movilidad.
  • Asimismo, cuando vayas a salir de casa, realiza un proceso de adaptación previo, desconectando durante unos minutos tu ventilador o aire acondicionado, para que la diferencia de temperatura entre el interior de la vivienda y la vía pública no sea tan elevada.
  • De igual forma, si te encuentras en un local o establecimiento que cuente con sistemas de aire acondicionado, sitúate en un lugar en el que no recibas de forma directa la corriente de aire procedente de este dispositivo, sobre todo justo antes de salir de nuevo a la calle.
  • No te expongas en ningún caso a una radiación solar continuada y procura caminar por aquellos espacios con una mayor presencia sombra o vegetación.
  • En relación al punto anterior, nunca te quedes dormido en un lugar en el que, en ese momento o pasados unos minutos, puedas estar sometido a una temperatura ambiental excesivamente elevada.
  • Para finalizar, ten siempre presente que, en el caso de experimentar una sensación repentina de cansancio o mareo, acompañado de desorientación y náuseas, será preciso que trates de mantener la calma y busques un lugar fresco y con una buena ventilación, en el que poder permanecer durante unos minutos, hasta que puedas reponerte completamente.

Dejar un comentario