¿Qué puedes hacer si eres intolerante a la lactosa?

Vitalis Bienestar intolerancia a la lactosa salud

El calcio constituye uno de los nutrientes básicos para nuestro organismo durante cualquier época de nuestra vida, pero muy esencialmente en la etapa infantil y cuando llegamos a la tercera edad.

Tradicionalmente, el principal aporte de calcio en nuestra alimentación proviene de la leche de vaca y otros productos lácteos.

Pero, ¿qué puedes hacer para conseguir un aporte diario recomendable de calcio si, por el contrario, presentas una intolerancia a un disacárido igualmente abundante en la leche como es la lactosa?

Desde Vitalis Bienestar hoy queremos dar respuesta a esta pregunta y, al mismo tiempo, mostrarte una serie de consejos que pueden ayudarte a hacer frente, de la mejor forma posible, a esta intolerancia en tu vida diaria.

Vitalis Bienestar está a tu lado para resolver tus dudas sobre salud y nutrición

Si te han diagnosticado recientemente una intolerancia a la lactosa, o percibes un malestar acentuado en tu aparato digestivo cuando consumes leche y otros productos lácteos, como queso o mantequilla, desde Vitalis Bienestar te proponemos que pongas en práctica las siguientes medidas preventivas:

  • En primer lugar, acude a un profesional médico especialista en el aparato digestivo, si no lo has hecho todavía, con el fin de que realice las pruebas necesarias para concretar si realmente sufres una intolerancia a la lactosa o, por el contrario, se trata de otro tipo de dolencia estomacal o intestinal. De esta forma, tu médico podrá recomendarte el tratamiento más adecuado para prevenir y, si es preciso, hacer frente a estos problemas.
  • Asimismo, debes tener en cuenta que la decisión de dejar de consumir productos lácteos de forma drástica no es una medida recomendable, y más aún si lo haces de forma unilateral, ya que estos alimentos también aportan a nuestro organismo otros nutrientes básicos, más allá del calcio, como la vitamina D o la vitamina B2.
  • Ten presente que la lactosa no se encuentra únicamente en la leche y sus derivados, sino también en otros alimentos como los cereales, los patés, las salchichas y la mayor parte de productos precocinados.
  • Del mismo modo, un gran número de medicamentos de uso habitual también cuentan con lactosa en su composición, dadas sus múltiples propiedades como excipiente natural.
  • Incrementa en tus hábitos alimenticios el consumo de otros alimentos con un alto contenido en calcio, como son los frutos secos, especialmente las nueces, el pescado azul, el marisco, las espinacas o el brócoli.
  • Para finalizar, y siempre con supervisión médica, plantéate la posibilidad de tomar suplementos alimenticios o farmacológicos que aporten a tu organismo lactasa, la enzima responsable de la metabolización natural de la lactosa.

Dejar un comentario