Mejora tu salud en el trabajo: adopta una postura saludable

Vitalis Bienestar salud en el trabajo postura saludable

A la hora de cuidar nuestra salud solemos incidir principalmente en aquellos aspectos relacionados con nuestra vida personal, como son nuestra alimentación, nivel de actividad física o calidad de nuestro descanso.

Sin embargo, si bien estos elementos son fundamentales para el desarrollo de una vida saludable, no debes olvidar la importancia de prestar atención a tu salud en un escenario en el que pasas una gran parte de tu día a día, como es tu entorno de trabajo.

Por este motivo, desde Vitalis Bienestar consideramos necesario reflexionar contigo sobre este tema, para que concentres tu atención en garantizar el cuidado de tu salud en el trabajo, comenzando hoy por aquellas medidas básicas para que puedas desarrollar una correcta salud postural.

Disfruta de una salud de hierro con Vitalis Bienestar

Teniendo en cuenta que sueles pasar hasta ocho horas al día en tu puesto de trabajo, no debes olvidar la necesidad de cuidar tu ergonomía, adoptando aquellas posturas corporales con las que no solo te sientas más cómodo, sino que, además, evites que tu salud pueda verse afectada negativamente.

Para ello, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que tengas presente la importancia de mantener un control exhaustivo de tu salud postural, a partir de los siguientes consejos prácticos:

  • En primer lugar, con independencia de tu ocupación concreta, debes partir de la idea de adoptar posturas corporales que te resulten naturales, evitando la tensión innecesaria y continuada de tu musculatura y tus articulaciones.
  • Del mismo modo, si tu puesto de trabajo implica el levantamiento o transporte frecuente, u ocasional, de objetos pesados, hazlo siempre manteniendo tu columna vertebral erguida y vertical, y realizando la mayor carga de esfuerzo con tus piernas.
  • Si tu ocupación requiere que te mantengas de pie durante periodos prolongados de tiempo, trata de distribuir el peso corporal en ambas piernas, e ir modificando tu postura para descansar, concentrándolo en cada una de tus piernas de forma alterna.
  • En el caso específico de que tu trabajo esté asociado al uso de un ordenador, o a pasar varias horas sentado, recuerda que la postura ideal será aquella en la que tu espalda este apoyada completamente en el respaldo de tu asiento, alineada con tu cuello y cabeza, con tus piernas formando un ángulo recto y las plantas de tus pies paralelas y apoyadas en el suelo.
  • Asimismo, trata de mantener tus antebrazos apoyados en la mesa, y sobre todo con aquella mano con la que manejas el ratón.
  • Para ello, vigila que la distancia entre tu silla y la mesa sea la más adecuada para favorecer el cumplimiento de los consejos anteriores.

Para finalizar, recuerda realizar pausas cada 60 o 90 minutos para levantarte y caminar, o para hacer estiramientos que contribuyan a reducir tu tensión corporal.

Dejar un comentario