Mejora tu salud en el trabajo: cómo gestionar tu estrés

Vitalis Bienestar salud laboral gestión del estrés

Cuidar tu salud en el trabajo no solo depende de las medidas preventivas que lleves a cabo para evitar la aparición de fatiga o agotamiento, o para conseguir que tu cuerpo no esté sometido a esfuerzos innecesarios o posturas poco saludables.

También será fundamental que aprendas a gestionar convenientemente aquellos problemas y preocupaciones que puedan afectar gravemente a tu nivel de concentración, espíritu positivo o estado de ánimo.

Por eso, en nuestro repaso a aquellas actuaciones que pueden ayudarte a garantizar unos niveles adecuados en relación a tu salud en el trabajo, desde Vitalis Bienestar hoy queremos detenernos en la mejor forma de afrontar tu estrés laboral.

Tu salud es lo primero. Cuídala con Vitalis Bienestar

Si tu trabajo está asociado habitualmente al cumplimiento de plazos y entregas, y esto afecta negativamente a tu actitud a la hora de encarar aquellos problemas y obstáculos que se pueden presentar en el camino, te recomendamos que prestes atención a estos consejos para gestionar y reducir tu sensación de estrés:

  • Planifica y organiza tu jornada laboral, asignando a cada tarea el tiempo que necesitas y evitando sobrecargar tu agenda con estimaciones demasiado optimistas. Con ello, solamente conseguirás someterte a una presión totalmente subjetiva e innecesaria.
  • Aprende a delegar, ya que en la medida en que reduzcas tu preocupación por encargarte de todo y acaparar el mayor volumen de trabajo posible, y confíes en tus compañeros, estarás dando pasos de gigante para reducir tus niveles de estrés.
  • Del mismo modo, será fundamental que también aprendas a decir ‘No’, sobre todo en relación a aquellas tareas que se extralimitan de tus responsabilidades o que consideres que no son productivas.
  • Evita, en la medida de lo posible, aquellas situaciones que te generan estrés. Si, por ejemplo, el hecho de prestar atención a tu teléfono móvil o correo electrónico fuera de tu horario laboral te genera intranquilidad, evita hacerlo salvo en situaciones urgentes o improrrogables.
  • Para finalizar, una buena forma de plantar cara a tu estrés consiste en aprovechar al máximo tu tiempo libre para descansar o hacer lo que más te apetezca, pero tratando de desconectar totalmente de tus preocupaciones laborales. Ya tendrás tiempo de retomarlas cuando te reincorpores a tu puesto de trabajo, al día siguiente o una vez finalizado el fin de semana.

Dejar un comentario