¿Cómo evitar lesiones en la realización de tus tareas domésticas?

En nuestro día a día, solemos asociar la aparición de lesiones y dolencias principalmente con nuestro comportamiento y nivel de actividad en el ámbito laboral, cuando, en numerosas ocasiones, la aparición de este tipo de dolencias puede tener su origen en aquellas tareas que solemos llevar a cabo a nivel doméstico.

Por eso, desde Vitalis Bienestar, en nuestro compromiso de informarte sobre todas aquellas conductas que pueden ayudarte a mejorar tu estado de salud y prevenir la aparición de enfermedades y dolencias, hoy queremos mostrarte qué puedes hacer para reducir el riesgo de realizar comportamientos inadecuados, que contribuyan a generar lesiones en el desarrollo de tus tareas domésticas.

Disfruta de una salud de hierro con Vitalis Bienestar

A la hora de desempeñar aquellas actividades domésticas que son necesarias para el mantenimiento y limpieza de tu hogar, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que tengas presente las siguientes medidas preventivas, relacionadas principalmente con tu comportamiento postural, para evitar la aparición de lesiones óseas o musculares:

  • Evita cargar objetos que supongan más de la décima parte de tu peso corporal, solicitando la ayuda de otras personas si te ves obligado a trasladar objetos pesados o voluminosos, o empleando utensilios diseñados específicamente para ello, como el carro de la compra.
  • En este sentido, a la hora de levantar o mover bultos que se encuentran en el suelo, será conveniente que flexiones tus rodillas, en lugar de tu cintura, para acercarte a ellos y poder desplazarlos manteniendo la espalda siempre en una posición vertical.
  • De igual forma, trata de hacer la cama reduciendo al máximo la curvatura de tu espalda, para evitar daños en tus músculos lumbares, y utilizando las rodillas para conseguir una mayor movilidad.
  • Utiliza una escalera para acceder a lugares elevados, sobre todo en la limpieza de cristales, armarios o azulejos de las paredes.
  • Cuando necesites planchar, coloca la tabla a la altura de tu cintura, para facilitar la movilidad de tus brazos y evitar esfuerzos innecesarios, y trata de posicionar tus pies alineados con tus caderas, o situando uno de ellos ligeramente adelantado respecto al otro.

Para finalizar, en cuanto a tus actividades de aseo personal, como maquillarte o lavarte los dientes, evita posiciones rígidas, flexionando levemente las rodillas y utilizando el lavabo como apoyo si lo consideras necesario.

Dejar un comentario