Enfermedades asociadas al dolor de garganta: faringitis y amigdalitis

Enfermedades asociadas al dolor de garganta: faringitis y amigdalitis

No cabe duda de que las condiciones climáticas características del invierno suelen afectar en mayor medida a aquellas partes de nuestro cuerpo que son mucho más sensibles al frío y los cambios de temperatura que otras, como es el caso de la garganta.

No obstante, a la hora de realizar un primer diagnóstico, a nivel personal, sobre el origen de la dolencia que nos afecta, es habitual que exista una cierta confusión entre distintos tipos de enfermedades, lo que puede afectar negativamente al tratamiento utilizado para mejorar nuestro estado de salud.

Por este motivo, una vez que hace unos días centramos nuestra atención en identificar las diferencias básicas entre gripe y resfriado, desde Vitalis Bienestar hoy vamos a tratar de mostrarte las claves que te ayudarán a conocer si el origen de tu dolor de garganta se debe a una faringitis o a una amigdalitis.

Vitalis Bienestar está a tu lado para mejorar tu salud

A pesar de que en numerosas ocasiones puedes pensar que el dolor de garganta se debe a una única causa genérica, desde Vitalis Bienestar consideramos necesario aclararte que este puede estar provocado por distintas afecciones, cada una de ellas con su propio origen y sintomatología.

Así, aunque ambas enfermedades están motivadas por la inflamación de las vías respiratorias superiores, se tratará de un caso de amigdalitis, o anginas, cuando las molestias y el dolor estén localizados en las paredes laterales de zona inmediatamente posterior a nuestra boca.

La función de las amígdalas reside precisamente en servir de barrera de entrada a todos aquellos agentes infecciosos que se encuentran en el aire que respiramos, lo que implica una mayor predisposición a presentar una inflamación en escenarios en los que nuestro organismo detecte una amenaza y ordene una mayor producción de anticuerpos para defenderse.

Por el contrario, estaremos ante un caso de faringitis cuando esta afección este centralizada en la faringe.

En términos médicos, la faringitis se debe a una inflamación de la mucosa que protege la faringe, es decir, el músculo tubular que conecta nuestras fosas nasales con la tráquea, así como nuestra boca con el esófago, por lo que se manifiesta más claramente en la presencia de molestias al tragar.

En este sentido, si bien todos estamos expuestos a sufrir una faringitis, esta dolencia suele ser más habitual en aquellas personas a las que se les han extirpado previamente las amígdalas, ya que, al no contar con esta protección, tienen una mayor exposición de la faringe al frío, a la mala calidad del aire o por la aparición de una infección vírica o bacteriana.

De cualquier forma, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que, ante cualquier molestia en tu garganta, no dudes en solicitar consulta con tu profesional médico de confianza, ya que así podrás conocer con más detalle la causa de tu dolencia y comenzar a tomar el tratamiento más adecuado para su curación.

Dejar un comentario