¿Cómo evitar quemaduras solares durante el verano?

Vitalis Bienestar prevención quemaduras solares protección solar salud verano

Como cada año, el incremento de la radiación solar propia de los meses veraniegos hace necesario que prestemos una mayor atención al cuidado de nuestra piel, para evitar que pueda verse afectada por posibles quemaduras.

En este sentido, hay que tener en cuenta que el confinamiento derivado de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 ha imposibilitado que nuestra piel se vaya acostumbrando gradualmente al aumento de la radiación solar durante la primavera, por lo que debemos extremar nuestra precaución aún más si cabe.

Por eso, desde Vitalis Bienestar hoy queremos aprovechar este espacio para recordarte qué medidas debes poner en práctica durante las próximas semanas, para ofrecer a tu piel la protección que necesita, y evitar la aparición de quemaduras provocadas por una exposición solar excesiva.

Dale a tu salud la atención que necesita con Vitalis Bienestar

Si quieres extremar al máximo la protección de tu piel, poniendo en práctica todas las medidas que pueden ayudarte a reducir el riesgo de sufrir quemaduras provocadas por la radiación solar durante este verano, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que prestes atención a los siguientes consejos:

  • Para comenzar y como norma general, evita realizar una exposición prolongada al sol durante las horas centrales del día, es decir, desde la una hasta las cinco de la tarde. Durante este periodo se incrementa exponencialmente el peligro de sufrir quemaduras, aunque tomes medidas para protegerte del sol.
  • Lleva siempre contigo un protector solar adaptado a tu tipo de piel, con independencia de que tengas previsto tomar el sol o no.
  • En este sentido, no reutilices la protección solar del verano anterior, ya que la duración óptima de estos productos es de seis meses, y es muy probable que haya perdido sus propiedades, o incluso que pueda provocar un efecto contrario al deseado.
  • Siempre que tengas previsto pasar tiempo fuera de casa, aplícate esta protección en la cara, los brazos y aquellas zonas de tu cuerpo que no estén protegidas por tu ropa. Si esta exposición va a ser prolongada, hazlo con al menos 30 minutos de antelación, para dar tiempo a tu piel a absorberla convenientemente y evitar que pueda diluirse con el sudor.
  • Del mismo modo, repite esta aplicación después de cada baño y, como mínimo, cada hora, ya que el efecto de esta protección no es permanente.
  • Por último, recuerda hidratarte frecuentemente, tomando agua, aunque no tengas sensación de sed, y utilizar otros medios de protección frente a la radiación solar, como gafas de sol, sombrero o gorra.

Dejar un comentario