¿Qué hacer para evitar daños en tus articulaciones cuando practicas ejercicio?

Vitalis Bienestar te ayuda a prevenir daños articulares cuando practicas ejercicio físico

Practicar ejercicio de una forma continuada, ya sea a siguiendo de una rutina de entrenamiento o con el desarrollo de una disciplina deportiva, es, sin duda, un hábito sumamente saludable para el mantenimiento de nuestra salud física y emocional.

No obstante, es importante tomar conciencia de las posibles repercusiones que esta actividad puede tener sobre nuestro organismo, y muy especialmente sobre nuestras articulaciones, ya que son las que suelen sufrir un mayor número de impactos en el desarrollo de nuestros movimientos.

Por este motivo, desde Vitalis Bienestar hoy queremos mostrarte una serie de consejos que te ayudarán a reducir el riesgo de sufrir daños en tus articulaciones cuando practicas ejercicio, y evitar así la aparición de posibles lesiones o dolencias crónicas.

Práctica ejercicio físico de una forma saludable con Vitalis Bienestar

Si quieres practicar ejercicio físico de una forma totalmente saludable y segura, y prevenir así las posibilidades de sufrir una lesión articular, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos en el desarrollo de tu actividad diaria:

Realiza un buen calentamiento previo; el desarrollo de cinco o diez minutos de calentamiento previo, con especial incidencia en la movilidad de tus articulaciones, es esencial para que estas mejoren su elasticidad y resistencia, evitando pasar bruscamente de una situación de reposo a otra que requiera de su resistencia a impactos de una forma continuada.

Incrementa la intensidad de tu ejercicio de una forma gradual; esta recomendación es de una gran importancia, y debe considerarse desde dos perspectivas diferenciadas. Por un lado, será conveniente que vayas incrementando la intensidad de tu actividad física a medida que avanzan tus sesiones de entrenamiento, con el fin de que tu cuerpo sea capaz de responder a un mayor esfuerzo gracias al incremento gradual de tu tonificación muscular.

Por otro lado, dentro de cada rutina de entrenamiento será fundamental que comiences con un ritmo suave, para ir incrementando su intensidad a medida que tu cuerpo se vaya calentando gradualmente y te ofrezca una mayor capacidad de respuesta al esfuerzo.

Combina distintas actividades físicas; el hecho de centrarte en una única práctica deportiva puede dar lugar a la aparición de dolencias en tus articulaciones, ya que implicará la repetición de movimientos que, además, siempre repercuten sobre los mismos puntos de impacto.

Por eso, te aconsejamos que te plantees combinar distintas disciplinas, alternando ejercicio aeróbico con ejercicios de fuerza o, si lo prefieres, el running con sesiones de natación, para aumentar tu tono muscular general y mejorar la resistencia de ligamentos y tendones articulares.

No olvides realizar estiramientos al finalizar tu actividad física; al igual que ocurre con el calentamiento inicial, será de gran importancia que te acostumbres a concluir tu sesión de entrenamiento o actividad física con la realización de estiramientos, para garantizar que tus articulaciones, ligamentos y tendones se habitúan nuevamente a una situación de reposo.

Cuenta con el asesoramiento de profesionales médicos y deportivos; para finalizar, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que tengas presente los beneficios de disponer de la ayuda de estos profesionales en el mantenimiento de la salud de tus articulaciones, a través de chequeos médicos periódicos, o la realización de pruebas de esfuerzo bajo la supervisión de entrenadores personales.

Dejar un comentario