Detección temprana de cuadros de ansiedad: Síntomas psicológicos

Vitalis Bienestar cuadro de ansiedad estrés detección temprana salud prevención

Como ya comentamos en nuestra anterior publicación en este blog, los distintos acontecimientos y experiencias que nos vienen acompañando desde hace ya más de un año, motivados principalmente por la pandemia global de Covid-19, están suponiendo un aumento generalizado de los casos de estrés y ansiedad en nuestra sociedad.

El temor recurrente a poder sufrir un contagio, así como la inestabilidad laboral derivada de los efectos de esta pandemia sobre nuestra economía, suponen dos detonantes extra en relación a la posibilidad de que tus preocupaciones diarias terminen afectando a tu salud.

Por eso, una vez que hace tan solo unos días aprovechamos este espacio para mostrarte qué síntomas físicos pueden servir como señal para la detección temprana de un cuadro de ansiedad en tu entorno cercano, desde Vitalis Bienestar hoy queremos completar esta información, incidiendo en este caso en aquellos síntomas de carácter psicológico.

Vitalis Bienestar está a tu lado para cuidar de tu salud

A la hora de identificar la aparición de un cuadro de ansiedad, no solo es importante prestar atención a aquellas sensaciones físicas que asociadas a un desequilibrio drástico e inesperado de nuestro organismo.

También resultará altamente útil detectar si estas vienen acompañadas de alguno de los síntomas psicológicos que te mostramos a continuación, relacionados directamente con la ocurrencia de un cuadro de ansiedad:

  • El primer síntoma psicológico que puede hacerte presumir la presencia de un cuadro de ansiedad, ya sea a nivel personal o en tu círculo próximo, residirá en un aumento repentino y no justificado del nivel de alerta frente a todos los estímulos que proceden del exterior.
  • Este incremento de la sensibilidad frente al entorno suele venir acompañado de una percepción más pesimista acerca de los acontecimientos que están por venir, hasta el punto de condicionar actuaciones o influir en hábitos diarios, como tu alimentación o tu disciplina de sueño.
  • Paradójicamente, si bien se produce una mayor sensación de alerta e hipersensibilidad, esta provocará que nuestro sistema nervioso deje de priorizar su atención sobre otros aspectos que considera rutinarios, lo que suele desembocar en una mayor tendencia a la distracción y a la pérdida de memoria reciente.
  • En estos casos, se percibirá una mayor dificultad de concentración hacia aquellos elementos de nuestro día a día que, en condiciones normales, no suponen un esfuerzo por encima de lo habitual, lo que aumenta las posibilidades de incurrir en errores, así como el riesgo de descuidos y accidentes.
  • Por todo ello, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que, si percibes la presencia de estos síntomas, acompañados de las señales de advertencia físicas que te mostramos hace unos días, no dudes en detenerte, buscar un espacio tranquilo que favorezca tu relajación y, si lo consideras necesario, solicitar atención médica especializada, para recibir el acompañamiento profesional indispensable para recuperar lo antes posible tu estado físico y mental normal.

Dejar un comentario