Consejos útiles para evitar quemaduras solares y proteger tu piel en verano

Vitalis Bienestar salud verano protección solar quemaduras solares cuidado de la piel

El verano es un periodo del año ideal para disfrutar de todos los beneficios que el sol aporta a nuestro bienestar. El hecho de tomar el sol no solo contribuye a conseguir un espectacular bronceado. También aporta a nuestro organismo una vitamina indispensable para nuestra salud como es la vitamina D.

Sin embargo, a pesar de todos estos aspectos positivos, resulta imprescindible tomar precauciones para evitar la aparición de quemaduras solares. Como en prácticamente todos los ámbitos de la vida, el secreto está en la moderación.

Por este motivo, desde Vitalis Bienestar hoy queremos repasar contigo qué puedes hacer para extremar el cuidado de tu piel en verano. Descubre con nosotros cómo disfrutar del sol de una forma totalmente segura.

Cuida tu salud en verano, y durante todo el año, con Vitalis Bienestar

Estas semanas veraniegas estarán marcadas, como cada año, por el calor y las altas temperaturas. Por eso, deberás tomar medidas para prevenir los efectos perjudiciales de la radiación solar.

Toda protección es poca para garantizar la salud de tu piel ahora y en el futuro. Para ayudarte en este sentido, y reducir el riesgo de padecer quemaduras solares, aquí tienes nuestros consejos:

  • Evita, en la medida de lo posible, exponer tu piel al sol, de forma continuada, durante las horas centrales del día. Recuerda que entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde la radiación solar es excesiva y perjudicial.
  • Lleva siempre encima una protección solar ajustada a tu tipo de piel. No caigas en el error de limitar su uso a cuando estés en la playa o en la piscina. La radiación solar también puede afectarte en tu día a día, aunque no estés de vacaciones.
  • Revisa que tu protección solar sea de amplio espectro. Esto implicará que tenga la capacidad de proteger tu piel tanto frente a rayos UV-A como UV-B.
  • Asimismo, aunque tu objetivo sea conseguir un apreciable bronceado, confía en protecciones solares con un factor 30 o superior. En el caso de la piel facial utiliza siempre factor 50. Así evitarás la aparición de manchas y daños en esta zona, extremadamente sensible al sol.
  • Aplica de forma frecuente tu protección, supervisando que lo haces uniformemente en toda tu piel. En este sentido, opta siempre por asegurar tu protección. Mejor aplicar en exceso que quedarte corto y no alcanzar el objetivo deseado.
  • Para finalizar, no dudes en emplear otros complementos que protejan las zonas más sensibles de tu cuerpo. Utiliza prendas ligeras y en tonalidades claras, gorra o sombrero, y gafas de sol. Tu piel y tu salud te lo agradecerán. 

Dejar un comentario