Consejos para evitar que el frío afecte en exceso a tus articulaciones

Nuestro cuerpo presenta una alta sensibilidad a las condiciones atmosféricas extremas, lo que implica la necesidad de tomar medidas para evitar que estos cambios bruscos de temperatura y humedad ambiental puedan afectarle en exceso.

En este sentido, nuestras articulaciones son una de los órganos de nuestro organismo que más se resienten con la llegada del invierno y el acentuado descenso de las temperaturas que caracteriza esta estación del año.

Por este motivo, desde Vitalis Bienestar hoy queremos aprovechar este espacio para mostrarte algunas recomendaciones que pueden ayudarte a favorecer la adaptación de tus articulaciones al frío invernal, evitando la aparición de aquellas molestias que se convierten en habituales durante estos meses.

No hay nada más importante que tu salud. Cuídala con Vitalis Bienestar

Si sueles tener cierta propensión a la aparición de dolores articulares cada año por estas fechas, motivados principalmente por el frío y el incremento de la humedad ambiental, desde Vitalis Bienestar te aconsejamos que pongas en práctica las siguientes recomendaciones:

  • En primer lugar, deber tener presente la importancia de mantenerte activo y ejercitar tus articulaciones de forma frecuente, incluso a pesar de la presencia de dolor. De esta forma, estarás ejercitando tu musculatura y conseguirás incrementar notablemente tu estabilidad articular.
  • En relación al punto anterior, en el desarrollo de tu actividad física diaria evita la realización de sobreesfuerzos y movimientos bruscos, ya que estos pueden desembocar en un agravamiento del problema y en la aparición de lesiones.
  • De igual forma, tu alimentación es un elemento básico para reducir la aparición y recurrencia de dolencias articulares, sobre todo durante el invierno. Incrementa el consumo de aquellos alimentos y bebidas que reduzcan la retención de líquidos y favorezcan la eliminación natural de toxinas, como la col, la piña, la cebolla o el té.
  • Aunque pueda resultarte curioso, una de las mejores formas de reducir la retención de líquidos es mediante un consumo frecuente de agua. Beber dos o tres litros de agua al día favorecerá la hidratación de tu organismo, la renovación de tus reservas y la depuración de toxinas.
  • Presta una especial atención a las prendas que utilizas durante estas semanas, para fomentar una mayor protección de tus articulaciones. En caso de que estas molestias puedan llegar a condicionar tu vida diaria, intensifica el uso de prendas de abrigo e, incluso, de calentadores.

Para finalizar, otro aspecto que puede ayudarte a mantener una buena salud de tus articulaciones, tanto en el invierno como durante el resto del año, residirá en que trates de cuidar tu peso corporal, para reducir así la presión que ejerces sobre ellas.

Dejar un comentario