Recomendaciones útiles para preparar una cena saludable

vitalis bienestar preparar cena saludable trucos

En Vitalis Bienestar consideramos este blog como una herramienta de gran valor para expresarte la importancia de poner en práctica unos hábitos de vida saludables, sobre todo en lo que se refiere a tu alimentación.

Por este motivo, hoy queremos concentrar nuestra atención en la importancia de desarrollar una alimentación equilibrada a lo largo de tu jornada diaria, y muy especialmente en lo que se refiere a la cena.

Descubre con Vitalis Bienestar cómo preparar una cena saludable

Si quieres dotar de una estructura lógica a tus comidas y, en especial, diseñar una cena que sea realmente óptima para tu salud, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que incluyas en ella los siguientes elementos nutricionales:

Alimentos vegetales; una cena equilibrada deberá estar conformada por una abundante cantidad de alimentos de origen vegetal, preferiblemente cocidos o hervidos.

No obstante, en el caso de que no presentes habitualmente dificultades en la digestión, podrás optar por tomarlos crudos, lo cual será mucho más apetecible durante aquellos periodos del año en el que las temperaturas sean más altas, dada su frescura y capacidad para controlar la temperatura corporal.

Alimentos con un alto contenido en proteínas; en la elección de estos alimentos será muy aconsejable que optemos por aquellos que, además, tienen un bajo contenido en grasas animales, como es el caso del pescado, las legumbres, los huevos, las setas o el queso fresco.

Cereales o alimentos compuestos por fécula; desde Vitalis Bienestar consideramos preciso destacar que estos alimentos, entre los que se encuentran el pan integral, la pasta o el arroz integral, y las patatas, deberán tener un carácter opcional y complementario, para acompañar a los alimentos principales comentados anteriormente.

Alimentos que contienen grasas saludables; para finalizar, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que, con cierta frecuencia, incorpores a tus cenas aquellos alimentos que contienen grasas no saturadas, como las que se encuentran en el aguacate, los frutos secos o la yema de huevo.

Dejar un comentario