¿Qué es la astenia primaveral y cómo hacerle frente?

Vitalis Bienestar prevención tratamiento astenia primaveral

Si bien el comienzo de la primavera supone un auténtico respiro para nuestra salud, no podemos obviar la presencia de ciertos riesgos médicos asociados a esta estación.

Como cada año, este periodo estará marcado por el incremento de los síntomas provocados por la alergia, como consecuencia de la floración de numerosas especies. Del mismo modo, cada vez es más habitual la presencia de casos relacionados con la aparición de molestias y situaciones de malestar relacionadas con la astenia primaveral.

Por este motivo, desde Vitalis Bienestar queremos resolver tus dudas sobre las causas que provocan esta astenia primaveral y qué puedes hacer para combatir sus efectos.

Intensifica el cuidado de tu salud durante esta primavera con Vitalis Bienestar

Cuando hablamos de la astenia primaveral, nos estamos refiriendo al conjunto de síntomas relacionados con la presencia de cambios en nuestro estado de ánimo, que coinciden con el inicio de la primavera.

La astenia se produce principalmente por la necesidad de nuestro organismo de adaptarse gradualmente a los cambios ambientales externos. Esta adaptación provoca, en algunas personas, un sentimiento transitorio de apatía, tristeza, disminución de la concentración y del apetito, que puede afectarle durante unos días. No se trata de una enfermedad que requiera de tratamiento médico, sino de una sensación de malestar provocada por una percepción subjetiva temporal. No obstante, si tienes tendencia a sufrir los efectos de la astenia primaveral, desde Vitalis Bienestar te aconsejamos que pongas en práctica estas medidas, para limitar sus efectos:

  • Ajusta tus hábitos de alimentación a las nuevas condiciones ambientales, realizando comidas más ligeras y con un menor contenido calórico. Para ello, aumenta el consumo de verduras, frutas y hortalizas para favorecer la ingesta natural de vitaminas y otros nutrientes esenciales.
  • Incrementa tu consumo de agua, ya que el aumento generalizado de las temperaturas implicará un mayor riesgo de deshidratación y bajada de tu tensión.
  • Incluye en tus rutinas diarias la realización de ejercicio físico de actividad moderada. Esto te ayudará a salir del estado de apatía y, al mismo tiempo reducir tus niveles de estrés.

Por último, respeta tus horarios de descanso y sueño, para que tus biorritmos no contribuyan a acrecentar tu percepción de este estado de apatía estacional.

Dejar un comentario