¿Cómo adaptar tu alimentación al incremento de las temperaturas?

Vitalis Bienestar salud alimentación verano nutrición saludable

El aumento generalizado de las temperaturas y el inminente comienzo del verano, hacen necesario que tomemos medidas para favorecer nuestra mejor adaptación a estas condiciones.

Durante los meses de frío lo más recomendable para nuestro organismo es que incrementemos la ingesta de platos de cuchara y ricos en proteínas, que garanticen el equilibrio de nuestra temperatura corporal. Pero estos hábitos de alimentación dejan de ser recomendables durante los meses veraniegos, en lo que son otros los alimentos que permiten una aclimatación más rápida y natural al entorno.

Por este motivo, desde Vitalis Bienestar hoy queremos mostrarte qué comportamientos nutricionales pueden contribuir a disfrutar de una salud de hierro durante el verano.

Cuida tu salud con Vitalis Bienestar

Si consideras que tu alimentación es un factor clave a la hora de favorecer tu adaptación a las condiciones ambientales externas y disfrutar así de un día a día más saludable, presta atención a estos consejos:

  • En primer lugar, será importante que distribuyas tu alimentación en cinco comidas diarias, en lugar de tres. Así, realizando un mayor número de ingestas, pero más ligeras que las habituales, evitarás el riesgo de digestiones pesadas.
  • En este sentido, el modo en que cocines tus alimentos es otro elemento importante a la hora de evitar el malestar y la sensación de pesadez después de comer. Opta por elaboraciones frescas, priorizar el uso de la plancha o la parrilla y acompañarlos con salsas ligeras.
  • Del mismo modo, también será fundamental que incrementes considerablemente tu consumo de agua diario, con un mínimo de 2 litros al día. Además, será importante que no esperes a hidratarte cuando comiences a sentir sed, sino hacerlo de forma frecuente y rutinaria.
  • Este proceso de hidratación se completará a la perfección si aumentas el consumo de productos vegetales, especialmente frutas y verduras. Estos alimentos no solo tienen una alta concentración de agua. También son ricos en vitaminas, fibra y aquellas sales minerales que se pierden por el incremento de sudoración.
  • Por último, en cuanto al consumo de proteínas durante el verano, podrás optar por la preparación de ensaladas frescas de legumbres o por platos de pescado, cuya digestión es más llevadera que en el caso de la carne.

Dejar un comentario