¿Cómo influye la actividad física en la prevención de enfermedades cardiovasculares?

Vitalis Bienestar te muestra la importancia de la actividad física en la prevención de riesgos cardiovasculares

No cabe duda de que el desarrollo de una actividad física habitual y continuada es fundamental para el mantenimiento de un buen estado de salud en general y, muy especialmente, el correcto funcionamiento del sistema circulatorio.

Debemos tener en cuenta que nuestros hábitos de vida actuales, tanto a nivel profesional como personal, están mostrando una clara tendencia hacia el mantenimiento de actitudes sedentarias, que implican una menor ejercitación de nuestro corazón y nuestro sistema circulatorio, incrementando las posibilidades de sufrir enfermedades coronarias o relacionadas con la tensión arterial en el futuro.

Por eso, desde Vitalis Bienestar hoy queremos mostrarte en qué medida influye la práctica de una actividad física o deportiva en la prevención de enfermedades y dolencias cardiovasculares.

Realiza deporte y cuida tu salud con Vitalis Bienestar

Si deseas conocer en qué medida el desarrollo de ejercicio físico puede ayudarte a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  • La actividad física de intensidad baja, pero con una frecuencia diaria o de cinco o seis veces a la semana, como puede ser caminar o pasear en bicicleta, es muy recomendable para mejorar nuestro peso corporal y contribuir paulatinamente a la reducción de la obesidad.
  • Del mismo modo, si se desarrolla una actividad física con una intensidad media o moderada, con una frecuencia semanal similar y prolongada en el tiempo, influirá muy positivamente en el ajuste de nuestros niveles corporales de colesterol y grasas.

Por último, si lo que se desea es reducir el riesgo de hipertensión, disminuir los niveles de glucosa en el organismo y favorecer el funcionamiento de nuestro sistema circulatorio, lo más adecuado será realizar una actividad física aeróbica con una mayor intensidad, aunque siempre evitando el desarrollo de sobreesfuerzos que puedan contribuir a causar un efecto contrario al deseado, como la aparición o el agravamiento de dolencias o lesiones.

Dejar un comentario