¿Qué debes tener en cuenta para evitar un golpe de calor?

Vitalis Bienestar salud verano prevención calor altas temperaturas golpe de calor insolación

Si bien el verano ofrece toda una serie de oportunidades para disfrutar de una vida mucho más saludable, también resultará esencial que prestes una especial atención a la prevención de tu salud durante estos meses.

En este sentido, debes tener presente la necesidad de evitar aquellos efectos adversos que el calor y las altas temperaturas veraniegas pueden provocar en tu salud.

En base a esta reflexión, desde Vitalis Bienestar hoy queremos concentrar nuestra atención en aquellas medidas que te recomendamos poner en práctica para reducir al máximo el riesgo de sufrir un golpe de calor.

Cuida tu salud en verano y durante todo el año con Vitalis Bienestar

En términos coloquiales se conoce como golpe de calor al trastorno que se puede generar en nuestro organismo a causa de realizar una exposición prolongada a las altas temperaturas y la radiación solar propia de estas fechas.

Para evitar que esto pueda suceder, provocando un riesgo considerable para tu salud, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que pongas en práctica las acciones preventivas que te ofrecemos a continuación:

  • En primer lugar, trata de limitar al máximo tu exposición al sol durante las horas centrales del día, entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde. Reduce tu presencia en espacios con una temperatura y humedad elevada a lo estrictamente imprescindible, concentrando tus actividades durante el resto del día.
  • La recomendación anterior será especialmente importante en todo lo referente a la práctica de una actividad que implique un esfuerzo físico de alta intensidad, ya que puede suponer un riesgo grave para tu salud.
  • Más allá de estas cuestiones iniciales, utiliza durante estas semanas un vestuario y calzado ligero, que favorezca lo más posible tu traspiración.
  • Acompaña tu vestimenta con aquellos elementos que te permitan una mayor protección de tu cabeza, tu vista y tu piel en su conjunto, como un sombrero o gorra, gafas de sol y protección solar ajustada a tu tipo de piel.
  • Recuerda la importancia de hidratarte de forma frecuente, sin esperar a tener sensación de sed. De esta forma, ayudarás a tu cuerpo a realizar una aclimatación más rápida a las condiciones del entorno.
  • Y, para finalizar, también será conveniente que reduzcas durante estas semanas el consumo de alimentos que te puedan provocar digestiones pesadas, así como aquellos que generan una mayor deshidratación, como es el caso de las bebidas alcohólicas o con un alto contenido de cafeína.

Dejar un comentario