Trabaja la inteligencia emocional en la infancia con Vitalis Bienestar (6-12 años)

trabajar la inteligencia emocional niños de seis a doce años Vitalis Bienestar

Desde Vitalis Bienestar hemos puesto de manifiesto la enorme importancia de contribuir al desarrollo de la inteligencia emocional de nuestros hijos durante la infancia y la adolescencia.

Una vez que en nuestra anterior entrada reflejamos los aspectos sobre los que se debería incidir a lo largo de las primeras etapas de la infancia, en Vitalis Bienestar queremos centrarnos ahora en una fase crucial en el desarrollo evolutivo del niño, como es su educación primaria.

Fomenta la inteligencia emocional de tu hijo con Vitalis Bienestar

Entre los 6 y los 12 años tu hijo se enfrentará a una serie de cambios importantes en su vida, necesarios para dejar atrás la niñez y comenzar la pubertad.

Durante este periodo, en Vitalis Bienestar consideramos que será esencial incidir en el desarrollo de su inteligencia emocional con una mayor orientación hacia la construcción de su carácter para de su vida adulta.

Por ello, los criterios que deberán guiar tus actuaciones en este sentido estarán asociados a la consideración de los siguientes aspectos:

Asunción de la ambivalencia emocional; desde el equipo de profesionales que conformamos Vitalis Bienestar consideramos básico este punto, ya que se trata de un aspecto fundamental para trabajar la inteligencia emocional durante esta etapa.

Si bien ciertas situaciones desembocarán en un estado emocional de tu hijo claramente diferenciado, otros le llevarán a una combinación de sentimientos a veces contrapuestos.

Esta ambivalencia de las emociones es difícil de entender para los niños y, por ello, tardan en alcanzar una comprensión consciente de este fenómeno.

En este punto, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que fomentes la interacción social de tu hijo, para que perciba en primera persona como pueden afectarle sus emociones y, del mismo modo, observar dichas emociones en otros niños y adultos.

Asimilación de valores emocionales y comprensión de las emociones; a partir del aspecto anterior tu hijo comenzará a desarrollar su propia perspectiva emocional.

Desde Vitalis Bienestar te ofrecemos las distintas etapas en las que, normalmente, tu hijo estructurará la asimilación de sus emociones:

  • Establecimiento de una elevada y positiva percepción del niño hacia sí mismo.
  • Desarrollo de una actitud optimista y desenfadada.
  • Adquisición de un estado de serenidad global en lo que se refiere a sus emociones, que además contribuirá a la mejora de su desarrollo intelectual.

A lo largo de este proceso será de gran importancia la actuación y acompañamiento de aquellas personas que suponen un referente para el niño, tanto en el ámbito familiar como a nivel educativo.

Consecución de la autorregulación emocional; una vez que el niño es capaz de comprender sus emociones y el efecto que producen en los demás, estará en disposición de ir evolucionando, poco a poco, en el control y regulación de sus propias emociones.

Dejar un comentario