¿Por qué es importante incorporar los ácidos grasos Omega 3 en tu alimentación?

Vitalis Bienestar te muestra la importancia de consumir alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3

En los últimos años, los ácidos grasos Omega 3 se han convertido, sin ninguna duda, en uno de los compuestos con más importancia en la alimentación, cuya incorporación refuerza nuestra salud y bienestar.

Pero, ¿cuáles son realmente los beneficios que ofrece el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 en relación al desarrollo de unos hábitos nutricionales saludables? Desde Vitalis Bienestar hoy vamos a tratar de dar respuesta a esta cuestión.

Desarrolla una alimentación saludable con Vitalis Bienestar

La incorporación en nuestros hábitos nutricionales de alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, como el pescado azul, las nueces o el aceite de soja, supone una gran cantidad de beneficios para nuestro organismo, entre los que, desde Vitalis Bienestar, consideramos necesario destacar los siguientes:

Fomenta la regeneración celular y retrasa la aparición de enfermedades neurodegenerativas; la propiedad más conocida de los ácidos grasos Omega 3 reside en su importantísimo papel como protector de los tejidos, sobre todo neuronales, lo que favorece el retraso del envejecimiento celular.

Incrementa las capacidades de nuestro cerebro; gracias a su influencia en el funcionamiento celular, estos ácidos grasos ofrecen grandes beneficios en la mejora de la capacidad de atención y memoria, lo que los convierte en un nutriente muy recomendable para todas las edades.

Mejora de nuestro sistema circulatorio y prevención de enfermedades cardiovasculares; los ácidos grasos Omega 3 realizan una función indispensable en cuanto a la reducción de los niveles de azúcar y lípidos en el riego sanguíneo, además de fortalecer nuestro sistema inmunitario, lo que contribuye a la prevención de enfermedades relacionadas con el corazón y la tensión arterial.

Previene la aparición de coágulos e inflamaciones; la mejora del riego sanguíneo comentada anteriormente es también esencial para reducir las posibilidades de formación de coágulos en la sangre y, por tanto, prevenir el riesgo de sufrir una trombosis o un ictus.

Del mismo modo, esta propiedad de los ácidos grasos Omega 3 también contribuye a incrementar su capacidad antiinflamatoria de tejidos y vasos sanguíneos.

Contribuyen a mantener la salud de nuestra vista; para finalizar, un gran número de estudios médicos han demostrado que el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 ayuda a retrasar la degeneración macular, e incluso recuperar parcialmente las capacidades visuales.

Dejar un comentario