¿Cómo identificar el Síndrome de Asperger durante la infancia?

deteción prematura Síndrome Asperger infancia Vitalis Bienestar

En Vitalis Bienestar somos plenamente conscientes de que una de las principales preocupaciones a las que nos enfrentamos cuando somos padres radica en la detección prematura de enfermedades en nuestros hijos.

Esta alerta constante es aún mayor en el caso de la existencia de algún trastorno o enfermedad congénita que pueda condicionar el desarrollo evolutivo de tus pequeños.

Por ello, desde el equipo de profesionales que conformamos Vitalis Bienestar, hoy queremos ofrecerte una serie de aspectos que sería recomendable analizar para detectar, de una forma temprana, si tu hijo tiene un trastorno de la conducta como el Síndrome de Asperger.

Vitalis Bienestar te ayuda a la detección prematura del Síndrome de Asperger

Lo primero que queremos aclarar desde Vitalis Bienestar es que el Síndrome de Asperger se considera como una variante del Trastorno del Espectro Autista, que se asocia a una alteración biológica de nuestra capacidad para procesar información, y que, según los últimos estudios, afecta a 3 de cada 1.000 personas en todo el mundo.

En líneas generales, los expertos médicos de Vitalis Bienestar en este ámbito afirman que se pueden comenzar a visualizar los primeros efectos del Síndrome de Asperger entre los tres y los cinco años, a través de la aparición de dificultades en las capacidades de interacción social y de comunicación del niño.

Sin embargo, desde Vitalis Bienestar consideramos necesario aclarar que estos efectos no estarán relacionados con un retraso en el desarrollo evolutivo del lenguaje del niño, como ocurre en el caso del Trastorno del Espectro Autista.

Más bien la existencia de incapacidades crónicas y severas en el ámbito social, conductual y comunicacional del niño se puede identificar en los siguientes aspectos:

  • Aparición de dificultades asociadas a su relación con otros niños y personas adultas, que se manifiesta en un mayor nivel de ingenuidad y credulidad.
  • Ausencia casi total de empatía, ante su incapacidad para percibir los sentimientos de los demás. Para detectar este aspecto desde Vitalis Bienestar te recomendamos que prestes atención a la relación entre su comunicación verbal y expresión corporal, así como a su capacidad para comprender ciertos comportamientos.
  • Tendencia a la alteración ante la presencia de cambios en sus rutinas diarias.
  • Dificultad para mantener un ritmo normal de conversación, además de una fuerte sensibilidad hacia sonidos, olores, sabores, iluminación o colores fuertes.
  • Propensión hacia la fijación en un determinado tema, lo que les puede llevar a convertirse en personas expertas en un ámbito de conocimiento determinado.

Más allá de todas estas pinceladas, a modo orientativo, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que, si percibes que tu hijo presenta varios de estos síntomas, acudas a un profesional médico, ya que, gracias a su experiencia y profesionalidad, resolverán tus dudas al instante.

En Vitalis Bienestar ponemos todos los medios para ayudarte a cuidar a las personas que más quieres.

 

Dejar un comentario