Bruxismo: ¿En qué consiste y qué puedes hacer para plantarle cara?

Vitalis Bienestar bruxismo salud bucodental piezas dentales odontología dentista salud

En muchas ocasiones no somos plenamente conscientes de las repercusiones y efectos que nuestro ritmo de vida diario tiene sobre nuestra salud en general.

En este sentido, los estados de preocupación, tensión o estrés a los que estamos sometidos a lo largo del día pueden tener unos efectos más o menos visibles en nuestro organismo, generando la aparición de comportamientos inconscientes y, en ocasiones, perjudiciales.

Entre ellos, desde Vitalis Bienestar hoy queremos concentrar nuestra atención en aclararte en qué consiste el bruxismo y qué medidas puedes poner en práctica para reducir su presencia y paliar sus efectos. 

Dale a tu salud la importancia que merece con Vitalis Bienestar

Cuando se habla de bruxismo se está haciendo referencia a un trastorno derivado de la somatización o exteriorización del estado de agitación de nuestro cuerpo y que se manifiesta en la contracción involuntaria de la mandíbula, generando presión en nuestro maxilar superior.

Así, el bruxismo favorece una tendencia a apretar de forma innecesaria las piezas dentales inferiores y superiores, incluso mientras dormimos, incrementando el riesgo de provocar daños en su esmalte o, en casos extremos, su fractura.

Ante esta situación, en el caso de que detectes que presentas una cierta tendencia a padecer bruxismo, ya sea de forma leve o acentuada, desde Vitalis Bienestar te recomendamos que incorpores en tus hábitos diarios las siguientes medidas preventivas:

  • En primer lugar, plantéate la puesta en marcha de aquellas técnicas que contribuyan a incrementar tu relajación, ya sea de forma autónoma, dedicándote tiempo a ti, o mediante el asesoramiento de expertos, participando por ejemplo en sesiones de yoga o pilates.
  • Asimismo, si percibes que tu bruxismo está alcanzando unos niveles preocupantes, tanto en términos de intensidad como de frecuencia, será muy recomendable acompañar estas medidas con la toma de relajantes naturales o la solicitud de asistencia psicológica, para detectar el origen del trastorno y aplicarle el tratamiento más adecuado para su resolución.
  • Del mismo modo, durante el periodo de tiempo en el que se prolongue este trastorno, será igualmente aconsejable que reduzcas al mínimo la ingesta de alimentos y otras sustancias estimulantes.
  • Para finalizar, recuerda la importancia de visitar a tu dentista u odontólogo de confianza al menos dos veces al año. De esta forma, no solo podrás paliar los efectos del bruxismo, sino también permitir su detección temprana y prevenir adecuadamente aquellos daños que puede provocar en tus piezas dentales.

Dejar un comentario