Adapta tu alimentación a lo que tu cuerpo necesita en primavera

Vitalis Bienestar alimentación salud primavera hábitos nutricionales

Hace tan solo una semana que ha dado comienzo la primavera, pero estamos seguros de que ya estarás percibiendo en tu día a día algunos de los cambios relacionados con el inicio de esta nueva estación.

A medida que avancen las semanas las temperaturas serán cada vez más suaves, gracias en parte al aumento de las horas de sol, hasta llegar a su punto culminante con la llegada del verano.

Por eso, también resultará necesario que adaptes tus hábitos, y en especial tu alimentación, a las condiciones del entorno. Desde Vitalis Bienestar hoy queremos mostrarte algunos consejos que pueden ayudarte a modificar tus hábitos nutricionales y disfrutar así de una salud de hierro durante esta primavera.

Cuida tu salud, en primavera y durante todo el año, con Vitalis Bienestar

¿Eres realmente consciente de la importancia que tiene tu alimentación para contribuir a cuidar de tu salud? ¿Tienes presente qué cambios puedes poner en práctica para adaptar tu alimentación a lo que tu cuerpo necesita en cada estación del año? Descubre con nosotros a qué aspectos debes prestar atención para que tu alimentación durante esta primavera contribuya a un mantenimiento óptimo de tu estado de salud:

  • Para comenzar, y a diferencia de lo que ocurre durante los meses otoñales e invernales marcados por el frío, tu cuerpo requerirá de una menor cantidad de reservas. Por eso, será más recomendable que te habitúes a la realización de comidas más ligeras y frecuentes. Si realizas cinco diarias, tal y como proponen los expertos en nutrición, contribuirás a mejorar tu metabolismo y ganarás en salud.
  • Del mismo modo, también puede ayudarte ir dejando a un lado, de forma progresiva, las comidas ricas en proteínas y grasas, frecuentes en invierno, y apostar por aquellos alimentos con un alto contenido en vitaminas, sales minerales, antioxidantes y fibra, como son la fruta, las verduras y las hortalizas de temporada.
  • Opta preferiblemente por la preparación de alimentos a la plancha o al vapor, ya que favorecerán una mejor conservación de las propiedades y matices de los alimentos. Asimismo, estos procesos de elaboración resultan mucho más saludables para tu organismo.
  • Aunque los días sean cada vez más largos, trata de mantener un horario fijo para la realización de tu cena, y que este permita que pasen dos horas antes de irte a la cama. De esta forma, evitarás digestiones pesadas y mejorarás la calidad de tu descanso.
  • Para finalizar, recuerda que a medida que vayan incrementándose las temperaturas también deberás hacer lo propio con la frecuencia de tu hidratación. Lo ideal es beber al menos dos litros de agua al día, de una forma continuada y sin esperar a que percibas sensación de sed.

Dejar un comentario